Por Shannon Rainey

¿Tiene dificultades para que su hijo coma sus verduras? Bueno, usted no está solo. En un estudio reciente, se encontró que solo 1 de cada 5 niños come vegetales diariamente.

Probablemente sepa que las verduras son importantes para la salud general de sus hijos ahora y pueden ayudarlos a convertirse en adultos más sanos en el futuro, por lo que puede preguntarse: “¿Cómo hago para que coman sus verduras?” La verdad es que no puede obligarlos. Puede probar cosas nuevas, involucrarlos y ser creativo, pero al final del día, depende totalmente de ellos. Es su responsabilidad ofrecerles la comida, no hacer que se la coman. Ellos deben decidir.

Obligar, presionar y sobornar a los niños para que coman solo crea más evasión.

Entonces, ¿cómo puede ofrecerles vegetales y aumentar la probabilidad de que sus hijos quieran comerlos o, al menos, probarlos?

¡Hágalo Divertido! – Es más probable que los niños participen en algo si les parece divertido. Conviértalo en una prueba de sabor con diferentes verduras o diferentes colores de la misma verdura, con salsa o sin ella. Puede cortar las verduras en formas o crear lindas caras o imágenes en su plato. Puede jugar un juego de adivi- nanzas en el que elige una verdura de una caja, le da un mordisco y adivina el nombre.

Involucre a su Hijo: – cuanto más se involucren sus hijos, es más probable que lo intenten. Pídale su opinión: ¿Quieres brócoli o judías verdes? ¿Lo quieres solo o con salsa? Preparación: pueden condimentar, colocar cosas en una sartén o ayudar a mezclar los alimentos.

Haga que las Verduras Sepan Bien – agregue condimentos y salsa para ayudar a que el sabor sea más agradable al reducir el amargor que pueden tener algunas verduras. Además, pruébelo con salsas que a ellos ya les gusten.

Pruebe Verduras con Cosas que ya les Gustan: puede agregar verduras a una pasta que ya les gusta. Dele una variedad de salsas que ya les gustan (ranch, hummus, ketchup, barbacoa, crema agria, marinara, guacamole). También puede cubrirlos con queso, tocino, frutas secas.

Sea un Ejemplo y Continúe Ofreciendo — Los niños aprenden mirando y observando. Si no le ven comiendo y disfrutando de las verduras, lo más probable es que también las miren con desdén. Se preguntarán por qué están comiendo vegetales cuando usted no y pensarán que no deben ser tan buenos si no los come. Modele el comportamiento que desea ver en sus hijos. Recuerde que los niños a menudo necesitan estar expuestos una y otra vez para que incluso prueben un alimento, y mucho menos, que les guste. Su responsabilidad es crear un ambiente cómodo y seguro, ofrecer una variedad de alimentos y respetar sus elecciones en sus hijos.

en_USEnglish